sábado, 19 de mayo de 2012

  























Galardonada con el premio Pulitzer en 1940, Las uvas de la ira describe la lucha por la supervivencia de una familia de Oklahoma, los Joad, que se ve forzada a emigrar a la “tierra prometida” de California como consecuencia de la expropiación de su granja. Con ello, emprenden el éxodo con optimismo, convencidos de la riqueza que les proporcionará esta tierra exuberante de cultivos y sin imaginar, como este frágil sueño al que deben aferrarse se irá tornando en pesadilla conforme vayan acercándose a su destino.

A raíz de las adversidades y penalidades que  surgen durante el viaje en la vieja caravana de la familia, la novela nos invita a reflexionar acerca de la capacidad del ser humano para realizar proezas en los momentos más difíciles, así como, ese hálito refrescante que supone la unión con los seres queridos, en los momentos en los que aceptar la derrota se convierte en lo más apropiado.

Ambientada en la época de la Gran Depresión, la obra es también un claro reflejo de cómo en cualquier crisis se produce una sucesión de sacudidas económicas que acaban azotando con mayor fuerza a aquellos que tenían muy poco, por no decir nada. Son los bancos, los causantes del problema, los primeros que eluden sus responsabilidades y que cargan en el ciudadano de a pie las consecuencias de una actividad económica capitalista desenfrenada, sin regulación, asentada en el concepto de creación de riqueza. Como bien se califican en la novela, son monstruos que se nutren de las desgracias de las personas en la medida en que apuestan por la producción, los beneficios mucho antes que por los seres humanos y por su vínculo con una tierra que ha sido trabajada tras generaciones.

La considero por ello una lectura interesante en nuestros días (como bien sabemos otra crisis hostiga nuestra realidad), pues nos puede hacer ampliar nuestros puntos de vista acerca de los distintos problemas sociales que desencadenan los reveses económicos. Asimismo es atrayente su crítica a este sistema económico, caracterizado por esa periodicidad con la que se suceden las crisis,  que coloca al beneficio por encima del ser humano, de sus libertades o su dignidad.

Destacar también la combinación de capítulos que relatan lo ocurrido a los Joad con otros puramente reflexivos, que ,a mi parecer, hacen de la obra un título imprescindible en nuestros días.

STEINBECK, John.(1939): Las uvas de la ira.
Madrid: Alianza (6ª Edición, 2006. 686 páginas)

lunes, 16 de abril de 2012

viernes, 16 de diciembre de 2011

España registra la tasa de natalidad más baja desde 2003


En los últimos años las tasas de natalidad han descendido considerablemente en España mientras que la esperanza de vida sigue aumentando, por lo que la población española se está convirtiendo en una población envejecida. Cada vez son menos las parejas que deciden  tener hijos, cosa que no es de extrañar teniendo en cuenta los tiempos que corren. Tener hijos supone una entrega y gastos económicos considerables que mucha gente no se puede permitir con  la tremenda crisis económica que estamos atravesando.

Siempre se ha dicho que los jóvenes somos el futuro de nuestra sociedad, sin embargo, si la natalidad sigue en descenso cada vez será menor la población joven y mayor la anciana.Una población envejecida supone un gran problema ya que es una población no productiva y que genera bastantes gastos,principalmente sanitarios, por lo cual disminuye la capacidad del país de generar riqueza e ingresos.

En 2008, José Luis Rodriguez Zapatero aprobó los llamados "cheques- bebés" con la finalidad de fomentar  la natalidad en España. Quizás esta medida fue más atractiva para la población inmigrante dado que esa cuantía de dinero era bastante considerable en sus países de origen, mientras que en nuestro ambiente no dejaba de ser una ayuda simbólica dados los gastos y esfuerzos que suponen  la crianza de un hijo durante toda su vida. Estos cheques dejaron de expandirse con el empeoramiento de la crisis, pero pusieron de manifiesto que hace falta algo más que una pequeña ayuda económica para fomentar la natalidad.

Mientras no existan buenas  políticas orientadas a la protección de la familia, mientras la jornada laboral sea incompatible con la crianza de un hijo y mientras siga esta tremenda crisis económica, el número de nacimientos seguirá en descenso.

¿Pensáis que es este un tema que merece especial atención o qué es algo pasajero y sin importancia?

martes, 13 de diciembre de 2011

Superglue

Bueno clase, os mando aquí otra obra maestra de Rosa Montero, quizás no de sus mejores, pero sí con su repetida crítica profunda a la crisis actual.

En este artículo, la colaboradora de El País relaciona el superglue con la ignorancia y el hecho de que el ser humano siempre tropieza con la misma piedra, algo que me parece muy interesante.

Echarle un vistazo.

Daniel García y Alberto Sanabria.

España es el país de la UE con más empleados sobrecualificados


Hemos encontrado esta interesante noticia que trata uno de los principales problemas vigentes en España, entre otros países europeos. Cada vez son más las personas que, teniendo un título universitario o de FP de grado superior, desempeñan trabajos de cualificaciones mucho inferiores. Mientras el sector servicios y del ladrillo han crecido considerablemente en los últimos años, los puesto de cualificación mucho superiores lo han hecho muy lentamente. Así encontramos personas que habiendo estudiado una ingeniería, por ejemplo, se encuentran trabajando en un centro comercial a falta de puestos en su área de trabajo. Este es un tema que nos afecta directamente, ya que suponemos que todos nosotros querremos trabajar en aquello por lo que hemos estado luchando.
¿Qué opináis vosotros?¿Os preocupa no encontrar el trabajo que buscábais después de tantos años de estudio?
Paloma Fernández y Paula Calero.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Ser mujer no es delito

Algo que para la mayoría de nosotros es evidente, no parece serlo para todo el mundo. Muchas atrocidades deben ser tenidas en cuenta a la hora de llevar a cabo las negociaciones internacionales (vejaciones, palizas, latigazos, violaciones, mutilaciones o asesinatos eran la norma general para con las mujeres durante el régimen de los talibanes en Afganistán), ya que estas deben tener en cuenta los derechos de niñas y mujeres afganas.

Son demasiadas las que han perdido la vida por el hecho de ser mujer para que su voz no sea escuchada. Porque ser mujer no es delito.

Jorge y Rocío